La época de oro del cine mexicano. De la fama a la pobreza

cine-01Durante la época dorada del cine, la mayoría de las estrellas de la pantalla grande ganaron mucho dinero, creando grandes fortunas, las cuales les darían seguridad económica a sus vidas; pero los bienes acumulados por algunos artistas del cine duraron solo un tiempo.

En esta entrega mencionaremos algunos casos de grandes figuras que en su momento se vieron en los cuernos de la luna y ya que con una fama acumulada quisieron beberse el mundo y su propia vida en lujos, viajes y un sin fin de logros que solo una persona con posición puede hacer. El primer caso fue la vida del legendario Armando Soto La Marina, mejor conocido como El chicote, quien fuera muy famoso durante la época de oro del cine mexicano. Este singular personaje fílmico acompañó a muchos artistas, entre ellos a Jorge Negrete El charro cantor, lo que lo ayudó a acrecentar su fama.

Durante su paso por el cine mexicano El chicote recibió las mejores ofertas para trabajar, lo que derivó en que obtuviera un magnífico sueldo por cada actuación ante la cámara. Desde que aumentó su fama, El chicote se mostró exigente con los directores que lo contrataban, de manera que considerándose un actor cotizado, siempre que recibía el pago por sus películas, lo derrochaba a gran escala sin importarle nada, incluso su carácter cambio, ya que se dice siempre traía pistola y acostumbraba a tomar durante las filmaciones, pero como todo se acaba en esta vida, la fortuna de El chicote se fue esfumando. Tanto derroche y gastos sin freno, lo llevaron a la ruina, en tan mal situación se vio que tuvo que recurrir a sus amigos para que lo ayudaran a salir de su difícil situación, los que poco pudieron hacer para sacarlo de la ruina debido a la mala administración de su dinero; así fue como la fortuna de El chicote se acabó y terminó viviendo sus últimos días con poco dinero y en una situación muy difícil.

Otra de las grandes luminarias del cine fue Ana Bertha Lepe, quien fue una mujer de extraordinaria belleza y fue llamada para trabajar en cine, teatro y televisión, durante su tiempo de fama y gloria esta artista ganó lo que quiso, en su mayoría los distintos productores de cine la colocaron en un sitio muy importante a la altura de grandes estrellas del cine, de manera que siendo uno de los rostros más bellos de aquella época se convirtió en una de las mujeres más deseadas, debido a ello recibió las mejores ofertas para alternar con los galanes del cine más distinguidos, obteniendo un buen sueldo por cada contrato firmado la bella artista disfrutó de su dinero, llevando una vida llena de lujos, carros, joyas, los mejores vestidos hechos por afamados modistos y una residencia en la mejor zona. Pero aquellas riquezas obtenidas con el producto de su dinero solo serían pasajeras, ya con el tiempo y debido a una mala administración de sus bienes, todo se viene abajo y comienza a perder lo que un día lo ganó de manera inmediata. Queriendo salir de su mala racha vendió parte de sus bienes como algunas joyas compradas en su juventud; su casa que era muy grande, le generaba altos costos para darle mantenimiento y los impuestos que tenía que pagar eran muy altos, por lo que muy pronto se declaró en bancarrota.

El dinero que muchos artistas ganaron de la noche a la mañana se acabó y pronto llego el día en que terminarán aquellos momentos de ensueño, en cambio otros se encargaron de duplicar sus fortunas, dejando ricos a sus herederos, de este tema les hablare en la próxima entrega.

Bernardo Caudillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Contenido protegido