María Félix vs Elsa Aguirre: duelo de divas

La época de oro del cine mexicano

En el medio artístico siempre se ha hablado de infinidad de rivalidades, las que se han convertido en noticia y a la vez han generado gran controversia, la que ha sido aprovechada por la prensa para realizar algunas publicaciones.

Durante la época de oro del cine hubo ciertas comparaciones entre estrellas de la pantalla grande, lo cual al final de cuentas resultó beneficioso para algunas, ya que al ocuparse los medios escritos de ciertas artistas, como cosa natural, su fama se acrecentaba aún más.

En esta entrega hablaremos del caso entre María Félix y Elsa Aguirre, quienes, se rumoraba, tenían  una especie de rivalidad; los periodistas de aquel entonces se empeñaban en ponerlas en contra, luego de algunas declaraciones hechas por la Félix, quien decía no poder compartir créditos con una artista sin prestigio. Como suele ocurrir, algunos medios ante la entrevista concedida por una figura pública, acostumbraban a tergiversar la información recogida y eso era lo que pasaba con estas dos figuras del cine.

Tanto Elsa Aguirre como María Félix, poseían una belleza extraordinaria y un talento especial para la interpretación de distintos personajes, las dos actrices figuraban como protagonistas en sus películas con sus respectivos galanes cinematográficos, pero mientras que la trayectoria de María se encaminaba con ciertos escándalos, la carrera artística de Elsa se guiaba de una forma digamos más tranquila, discreta y sin llamar tanto la atención.

Es muy cierto que María Félix aprovechaba distintas situaciones para crear una polémica, lo cual le redituaba mayor fama, ambas actrices tenían distinto diseñador de moda, diferente compañía fílmica y con un estilo muy diferente al trabajar; hubo muchas veces que los periodistas las entrevistaron por separado para pedirles la opinión de sus trabajos, Elsa afirmaba tenerle mucho respeto por La doña y sus trabajos en cine. María por su parte, era más tajante en sus declaraciones, no dura, pero si con su singular estilo en decir las cosas, declaraba que le daba igual y que sabía poco de la carrera de Elsa.

A principio de 1958, el realizador Ismael Rodríguez preparaba la historia fílmica La cucaracha, historia revolucionaria en la que se logró un reparto extraordinario con las principales estrellas del celuloide nacional. María Félix fue la protagonista de La cucaracha, dentro de la historia el personaje de La doña debía tener una rival, alguien con quien disputar el amor del protagonista; el director eligió para ese personaje a Elsa Aguirre, quien con su belleza estaría a la misma altura que María, la Félix al saber que Elsa sería su competencia, se negó rotundamente y casi le ordenó al cineasta a cambiar la coprotagonista.

El director Ismael Rodríguez sabía que si no complacía a María Félix dejaría el rodaje y esperaría a que entrara alguien que si conviniera a la gran diva, así pues y con aquel ultimátum de María a su paciente director, se canceló la participación de Elsa para la película; de pronto María recomendó que se le hablara a Dolores del Río, quien reunía con los requisitos para estar a la misma altura de La doña. La prensa de aquel entonces publicó que María Félix sentía temor al estar junto a Elsa Aguirre, quien era más joven y más talentosa y que por lo tanto tenía miedo a que la opacaran ante las cámaras.

La historia de La cucaracha se realizó de la mejor manera entre María y Dolores del Río, quienes hicieron estupenda mancuerna, por su parte Elsa no le dio tanta importancia a que La doña no hubiera querido que actuara en dicha película. Hubo varias ocasiones en que las dos artistas coincidieron en fiestas, reuniones y cocteles ofrecidos por la industria del cine, en una ocasión, las dos figuras se acercaron para intercambiar impresiones y para dejar que la prensa tomara nota de que entre ellas no existía rivalidad alguna. Los columnistas de espectáculos tomaron fotos de aquel encuentro que para muchos era algo novedoso y es que aquel encuentro entre dos famosas estrellas del cine, consideradas rivales, era nota principal para los diarios de la capital del país.

La realidad fue que la rivalidad era mínima, ya que cada una tenía su propia carrera, un estilo diferente y sus admiradores, pero en lo que si coincidían es que las dos estaban dedicadas a fabricar su imagen de diva del cine. Hasta aquí con mi entrega.

Bernardo Caudillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *