Pablito Calvo y su carrera fugaz

Hoy recordamos al actor infantil Pablito Calvo, estrella sobresaliente de la época de oro del cine español. Es muy común que en estas fechas su rostro sea evocado por el público que vio sus muy contadas producciones fílmicas, en las que triunfó, además de robarse el corazón de todo el mundo.

Pero qué era lo que poseía aquel tierno niño que logró conquistar el celuloide de la madre patria, y más aún en el extranjero en donde su nombre era reconocido.

Esta gran estrella infantil nació el 16 de marzo de 1949 en Madrid, España, su nombre completo es Pablo Calvo Hidalgo. Su gran carisma, además de su talento natural le abrieron las puertas para que recibiera la oportunidad de demostrar su arte escénico.

A principios de 1954, el gran realizador Ladislao Vajda preparaba una cinta enternecedora que llevaría el título de Marcelino, pan y vino, para la cual era necesario un niño, lo cual era indispensable para el argumento de la historia, pero al no tenerlo se convocó a un casting, en el que se seleccionaría al pequeño protagonista. Fueron más de cien niños los que acudieron a la convocatoria, con la finalidad de encontrar un lugar en el reparto de la película. Al final el elegido fue ni más ni menos que Pablito Calvo, un tierno niño de cinco años.

Una vez que se tenía al protagonista infantil de la historia dio el comienzo del rodaje. Antes de que finalizará aquel año, 1954, la cinta quedo concluida y se programó su estreno en los principales cines de España. En las primeras semanas de su exhibición recaudó muy buenas ganancias, dejando satisfecho a su realizador Ladislao Vajda, quien puso todo su empeño en tan famosa producción.

Aquel niño que era un desconocido, ahora se había encumbrado en la fama con su gran interpretación de Marcelino. Debido al éxito obtenido con la cinta, la productora fílmica Charmartin le ofreció a Pablito Calvo realizar dos películas en sus estudios.

El público español había aceptado a la nueva estrella infantil, a que se le veía un futuro muy prometedor en el mundo del cine. Marcelino, pan y vino, se había visto en su país y en el extranjero, lo que logró que fuera reconocido por su talento y ternura.

En 1956 filmó la cinta Mi tío Jacinto, en la que figuró notablemente en pantalla. En 1957 nuevamente entró a los foros cinematográficos para rodar Un ángel paso por Brooklyn y en 1958, filmó la historia Toto y Pablito. En 1960 fue requerido para actuar en Juanito y en 1963 el director de cine Emilio Gómez Muriel lo eligió para ser parte de la cinta Alerta en el cielo. En 1962 trabaja en la película Dos años de vacaciones, posteriormente, en 1963 viaja a Argentina para formar parte del elenco artístico de la cinta Barcos de papel junto a los artistas Enzo Viena, Alberto Olmedo, Ubaldo Martínez, Alita Román, entre otros más.

Después de haber filmado su octava película, Pablito Calvo optó por el retiro. La crítica especializada en cine había publicado que el pequeño no había podido superar el éxito Marcelino, pan y vino, una historia que fue un éxito comercial que en su momento excedió los cánones religiosos en la historia del cine español.

Así pues, quien fuera uno de los niños más famosos del cine español, se dedicó a estudiar ingeniería industrial, profesión que logro combinar con la de empresario en hostelerías y promoción de viviendas. Se casó con Juana Olmedo, con la que tuvo a su único hijo, Pablo Calvo Olmedo. Falleció repentinamente de un aneurisma cerebral el 1 de febrero de 2000, a los 50 años de edad en Alicante, España.

Bernardo Caudillo

error: Contenido protegido