Aumento a productos pulveriza el incremento al salario mínimo

El histórico aumento al salario mínimo que para este 2020 lograron autoridades y representantes del sector empresarial ha sido prácticamente pulverizado por los incrementos que al inicio de al año se han presentado a varios productos.

De acuerdo con el reporte que realizó el Banco de México (Banxico) para el inicio de este año se han dado incrementos de precios en productos como la leche, galletas, papas fritas, pan empaquetado y granos básicos, como maíz y frijol, entre otros artículos considerados de primera necesidad entre los mexicanos.

Todos y cada uno de los productos han aumentado su valor, en un rango de 2 a 5 pesos y en muchos casos representa un aumento cercano o superior al 20 por ciento otorgado al salario mínimo que pasó de 104 a 123 pesos diarios para este 2020.

Otros productos que se espera aumenten de precio o ya lo hicieron son las frutas de temporada, las verduras y otros del campo que requieren de una importante inversión para distribuirlos en mercados y demás espacios públicos, donde la gente los adquiere regularmente.

El reporte de organismo bancario en México estimó que es probable ocurran aumentos a otros productos como la carne, el pan y las tortillas, todos ellos fundamentales en la dieta de las familias guanajuatenses y mexicanas, pero eso será definido por los organismos y cámaras que los congregan.

En este caso, los aumentos dependen de los acuerdos a que lleguen las cámaras y organismos que aglutinan a tablajeros, tortilleros y panaderos, rubros que aseguraron que cada vez es más complicado mantener sus precios, ante el aumento constante de insumos.

En el caso del pan y la tortilla, el organismo recordó que se trata de dos productos básicos en la dieta de las familias, los cuales tienen más de 30 meses consecutivos sin variación alguna en su costo, situación contraria a los insumos para producirlos y que aumentan de precio de manera regular.

El pan tiene un costo actual de 4 pesos el bolillo y 6 el pan dulce, mientras la tortilla se mantiene en 17 pesos el kilo desde 2016, en tanto la carne alcanza los 120 pesos por kilo la de res y hasta 85 pesos la de cerdo, las cuales son las más consumidas por las familias.

Estos últimos productos podrían aumentar su valor en un rango de 2 a 4 pesos, mientras la carne podría aumentar hasta en 15 pesos por kilo, lo que sumado al resto de los aumentos evidencia el impacto que sufrirá el salario mínimo. Sin embargo, el 2020 inició con otros aumentos en diversos impuestos, derechos, servicios, productos y aprovechamientos, los cuales no en todos los casos se han dado por debajo del nivel alcanzado por la inflación en el último año y que fue de 3.9 por ciento.

Gravámenes como el impuesto predial urbano aumentaron su valor en algunos casos hasta en un 15 por ciento y en otros más, especialmente cuando se trata de nuevos inmuebles que se ubican en la zona sur del municipio, donde en años recientes la plusvalía se ha disparado. En diversas zonas habitacionales de la zona sur, el valor de las propiedades ha aumentado, debido a la introducción de nueva infraestructura, como son nuevas avenidas y vialidades, así como la presencia de centros y cadenas comerciales que han mejorado las alternativas de los miles de habitantes.

Otro aumento importante se dio en el abasto de agua potable de tipo doméstico y que implica un incremento en el servicio que se otorga a unas 38 mil tomas, el cual además de subir en un 4 por ciento, se le agrega un redondeo que se cobra cada mes a los usuarios en el recibo de consumo.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *