Cientos de haitianos regresan a México mientras EU apunta a campamento de migrantes en Texas

La perspectiva de ser deportados movilizó a los residentes del campamento, algunos de los cuales atravesaron continentes durante meses para llegar a la frontera.

“No pueden enviarnos de regreso a Haití porque todo el mundo sabe cómo es Haití en este momento”, afirmó el migrante haitiano Wildly Jeanmary a última hora del domingo, vestido solo con calzoncillos y parado en el lado mexicano del río después de cruzarlo.

Empapado, citó el asesinato presidencial de julio como una razón para no regresar con su esposa y su hija de dos años al país más pobre de América. Haití también fue golpeado por un gran terremoto el mes pasado.

El campamento en Del Río, Texas, ha sido el hogar temporal de 12,000 migrantes en algún momento. Muchos partieron desde tan al sur como Chile para llegar allí, con la esperanza de solicitar asilo en Estados Unidos.

El lunes, un flujo constante de inmigrantes de raza negra, en su mayoría haitianos, cruzó el río de regreso a México, incluidas familias con niños pequeños. Cargaban sobre sus cabezas mochilas, maletas y pertenencias en bolsas de plástico.

Del Río se encuentra al otro lado de la frontera con Ciudad Acuña, ubicada en el lado mexicano del Río Grande.

Otro migrante haitiano que se encuentra actualmente en una carretera en el lado mexicano explicó a Reuters que él y otros están viajando al puerto de Tampico, en la costa norte del Golfo de México, con el objetivo de prepararse para su próximo paso tras enterarse de las medidas de Estados Unidos en Del Río.

Un hombre, sin embargo, argumentó que solo había regresado a México en busca de comida para llevar a su familia en el campamento. Confesó que todavía estaba decidido a quedarse en Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *