Lola Álvarez Bravo, la primera fotógrafa de México

Dolores Martínez de Anda, mejor conocida como Lola Álvarez Bravo, fue una reportera gráfica, fotógrafa comercial y documental, retratista profesional y artista plástica. La obra generada a lo largo de su vida es considerada como una “biografía visual” del México del siglo XX.

Nacida en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1907 donde creció hasta que se mudó a la Ciudad de México en 1916, a los nueve años.

En la capital, conoció a Manuel Álvarez Bravo, con el que se casaría en 1924 para después mudarse a Oaxaca. Con este hombre entraría al mundo de la fotografía, le enseñó a revelar películas y a hacer copias en el cuarto oscuro. Sin embargo, el matrimonio no funcionó y se separaron en 1934. La fotógrafa decidió conservar el apellido de Manuel una vez que terminó la relación.

A mediados de los años 30, Lola comenzó su carrera en la fotografía en la revista El Maestro Rural, la cual era editada por la Secretaría de Educación Pública, luego, colaboró con la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios  en 1934, pues un año antes conoció a Paúl Strand y María Izquierdo.

Una de sus primeras exposiciones la presentó en el famoso Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México en 1944 y constaba de 28 fotografías. Más adelante, comenzó a realizar y promocionar exposiciones de arte mexicano y en 1951 abrió la Galería de Arte Contemporáneo.

Una placa con su nombre fue colocada en el Teatro Degollado de Guadalajara en noviembre de 1985, donde se inauguró una exposición de 80 fotografías. Finalmente se retiró de la fotografía en el año 1989.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *