En medio de la caída de los precios del petróleo y una pandemia de rápida expansión, Moody’s redujo los bonos de Pemex a nivel de basura. En su decisión soberana, analistas citaron a la compañía petrolera como una de las razones de la débil perspectiva soberana. Pemex es la principal petrolera más endeudada del mundo, y ha luchado por revertir los descensos de producción durante más de una década.

El petróleo cayó al nivel más bajo desde 1986, ya que la mortal pandemia amenaza con borrar toda una década de crecimiento de la demanda. Desde comienzos del año, los precios del petróleo han caído en más de 80%, o US$50 por barril.

* La moneda local cotizaba en 24.0560 por dólar, con una pérdida del 1.63% frente a los 23.6710 pesos del precio de referencia de Reuters del viernes. Horas antes, en operaciones internacionales, llegó a depreciarse hasta las 24.1820 unidades.

* El referencial índice accionario S&P/BMV IPC, cedía un 0.93% a 34,421.79 puntos.

* El viernes, la agencia Moody’s rebajó la calificación crediticia de México y envió la de la estatal Pemex a “basura”, en línea con las acciones de Fitch, que recortó el miércoles la nota soberana y también el viernes la de la petrolera.

* “El creciente costo de endeudamiento mexicano profundizará la incapacidad del país para navegar la recesión económica y disminuye las perspectivas de recuperación del peso mexicano en un horizonte de corto y mediano plazos”, dijo Monex Europe en un reporte.

* Mientras tanto, el crudo caía el lunes en una sesión en la que los futuros del barril en Estados Unidos tocaron su nivel más bajo desde 1999, por preocupaciones sobre el pronto llenado de la capacidad de almacenaje de crudo.

* En el mercado de deuda, el rendimiento del bono a 10 años subía ocho puntos base a un 7.01%, mientras que la tasa a 20 años sumaba seis, a un 7.83%.

Los bonos de Petróleos Mexicanos extendieron las pérdidas la semana pasada cuando dos rebajas eclipsaron la victoria política de México en la reunión de la OPEP+.

Los bonos vendidos por el productor de petróleo cayeron 2,5% en el período, lo que implicó una ganancia promedio de 2% en los bonos corporativos de México, ya que Fitch Ratings rebajó la compañía a BB- y Moody’s Investors Service redujo su calificación a nivel de basura el viernes. Ambas compañías de calificación crediticia citaron los impactos del coronavirus y la caída del precio del petróleo.

El peso mexicano bajó 1,2% cuando los mercados reabrieron el lunes, siguiendo una caída en el petróleo y liderando las pérdidas de monedas de mercados emergentes.

Los recortes de calificación arruinaron lo que podría haber sido una semana de buenas noticias para Pemex después de que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se enfrentó a las naciones de la OPEP+ y las convenció de que le permitieran reducir la producción mucho menos que las demás.

Aun así, la primera venta de deuda corporativa denominada en dólares en México desde el inicio del pánico del coronavirus en febrero atrajo una fuerte demanda. La venta de US$1.750 millones de Banco Santander México, cuyo precio se fijó después del cierre del mercado el martes, tuvo una demanda tres veces superior a la oferta.

En otra nota positiva, las tasas swap mexicanas y los bonos del gobierno cayeron entre 20 y 40 puntos básicos en la curva la semana pasada.

“Las tasas swap a largo plazo y los rendimientos de los bonos están ignorando, por ahora, el deterioro de la calidad crediticia a largo plazo de la nación”, dijo George Lei, estratega FX de Bloomberg. “Esto se puede ver como un voto de confianza de los extranjeros, que aún poseen más de la mitad de los bonos en moneda local de México”.

Clic aquí para seguir las noticias de First Word Renta Fija, que incluye titulares, notas y análisis seleccionado por editores por su relevancia para los mercados de FX y bonos de América Latina.