Abordan ciudadanos y autoridades municipales problemática del exceso de ruido en la ciudad

Integrantes del grupo Guanajuato sin ruido externaron su descontento e inconformidad con las autoridades municipales por no hacer lo necesario para impedir que los bares, terrazas, antros y restaurantes generen un ruido excesivo durante la noche, ya que eso está causando un grave daño auditivo y psicológico a las personas quienes residen en la zona centro de la ciudad.

Lo anterior fue expuesto en el transcurso de una reunión realizada en la Casa de la Cultura ante Juan Carlos Delgado Zárate, director general del Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial y Gustavo Bück González, director de Fiscalización y Control de Reglamentos, quienes asistieron en representación del alcalde Alejandro Navarro.

De esta manera, los miembros del grupo relataron la problemática que están viviendo las familias cuyos hogares se encuentran localizados dentro del primer cuadro de la Capital del Estado, así como en el área de San Javier y San Matías, pues en ambos casos los vecinos de esos lugares no pueden dormir a causa del ruido producido.

Agregaron que esta es una situación que se ha venido agravando al incrementarse el número de centros de diversión nocturna ante la indiferencia e insensibilidad de las autoridades, las cuales no acuden a dichos lugares para exigir a los dueños o encargados reducir el volumen de la música o en su caso imponerles una multa por rebasar el límite de los decibeles establecidos dentro de las normas vigentes.

Especificando que no desean enfrentamientos con los prestadores de servicios o los dueños de estos centros nocturnos, sino más bien llegar a un entendimiento mediante el diálogo para buscar una alternativa de solución a este problema.

Así mismo solicitaron sean vigilados rigurosamente los horarios de los mencionados centros de diversión, con la finalidad de que terminen sus actividades a las horas marcadas sin otorgarles extensiones ni alargamientos de ninguna índole, puesto que hay establecimientos que cierran hasta las 6 de la mañana.

De igual forma expresaron que en el primer cuadro de la ciudad, tan solo del estacionamiento del Isseg al Jardín de la Unión existen un poco más de 20 antros, varios de los cuales ocupan casas que poseen un valioso legado histórico o antiguas casonas que tienen una gran riqueza arquitectónica, las que pueden verse afectadas al darles un uso no apropiado.

Reiteraron no querer que sean cerrados o clausurados, pues ya son parte de los atractivos ofrecidos a los turistas, sino simplemente se apliquen las leyes y reglamentos en beneficio de los habitantes y de quienes la visitan, porque el excesivo ruido puede provocar la pérdida de la agudeza auditiva.

Enfatizaron que igualmente debe incluirse a los vecinos que ponen su música a todo volumen las 24 horas del día y algunas veces hasta las 48 horas seguidas sin que ninguna autoridad municipal tome cartas en el asunto pese a las constantes llamadas telefónicas.

Otra de las quejas expresadas fue lo referente a la pirotecnia, debido a que los cohetones utilizados durante las festividades populares explotan con un ruido sumamente intenso, causando molestias en los seres humanos y las mascotas, especialmente los perros.

Indicaron que también debería sancionarse a los conductores de motocicletas ruidosas y a quienes dentro de los vehículos llevan el estéreo a todo volumen cuando circulan por las calles.

Ante ello, insistieron en que se aplique estrictamente lo marcado por la ley de protección y preservación del medio ambiente y lo establecido dentro del bando de policía, proponiendo además la aplicación de sanciones económicas equivalentes de hasta 20 salarios mínimos o de 24 a 36 horas de arresto, pues aseguraron que ya están cansados de que no se les haga caso porque a la fecha han sido años completos de papeleos y papeleos, ir y venir de una dependencia a otra, vueltas y vueltas, llamadas, peticiones, oficios etc. pero hasta ahora ninguna autoridad ha resuelto el problema de manera definitiva.

La mayor parte de las quejas y sugerencias antes citadas fueron plasmadas en un pliego petitorio, el cual le hicieron entrega los integrantes del grupo Guanajuato sin Ruido a la regidora Ana Bertha Melo.

Mientras que Juan Carlos Delgado Zárate, al tomar la palabra pidió disculpas, pues reconocieron que han sido omisos al aplicar los reglamentos y se comprometió a dar buenos resultados en sus gestiones, como titular de la Dirección General del Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial. En tanto que Gustavo Bück González puntualizó que están trabajando de la mejor manera posible pero aún faltaba mucho por hacer, negó hubiera complicidad con los dueños de estos establecimientos y se puso a las órdenes de los asistentes a esta reunión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *