Aparecen peces muertos en la Presa de los Santos

Tal y como sucedió durante el trienio 20092012, presidido por el edil priísta Nicéforo Guerrero Reynoso, a inicios del presente año cientos de peces murieron en la emblemática Presa de Los Santos. Se culpa de la mortandad a la falta de oxígeno, provocado por la contaminación que sufrió este embalse por la presencia de las aguas negras que se generan en las fincas que abundan por este rumbo.
Lugareños comentaron que en el mes de noviembre del año pasado denunciaron la filtración de aguas residuales a dicho embalse, la que al parecer no fue atendida de manera oportuna por el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato, con el resultado señalado.
Recordaron que en su momento, el director de este organismo operador, José Lona argumentó que la contaminación que sufría la presa de Los Santos, era producto de los escurrimientos de aguas negras que generaban las personas que habitan en los predios irregulares que existen colinas arriba.
Sin embargo, Jorge Mendoza, vecino de este lugar, refutó lo dicho por el funcionario del Simapag, tras asegurar que las aguas negras que contaminaban este emblemático embalse, se filtraban del sistema de drenaje en donde se descargan las aguas negras de las casas residenciales que se levantaron en sus riveras.
A la vez, aseguró que la rehabilitación del drenaje por donde se filtraban las aguas negras a la presa de Los Santos, se realizó hasta que estas de manera natural corrieron río abajo, lo que ocasionó la nueva mortandad de estos peces, la cual se presentó con la llegada del presente año, tal y como sucedió hace 6 años.
Se ignora la magnitud del daño

Es de mencionar que la presa de Los Santos quedó como mudo testigo de la otrora riqueza minera que en su momento hizo famoso al poblado de Marfil. Sus aguas, aparte de servir para apagar la sed de sus habitantes, también fue utilizada para la limpieza y procesar el oro y la plata.
Con el paso de los años y la decadencia que vivió la industria minera, este embalse quedó como símbolo de la opulencia que una vez se regodeó por este punto de Guanajuato capital. También, literalmente fue devorada por la mancha urbana y quedó atrapada entre la nostalgia del pasado y la modernidad.
Durante el trienio 20092012 encabezado por el priísta, Nicéforo Guerrero Reynoso, se buscó rescatarla y convertirla como un nuevo espacio de recreación y reunión para de las familias guanajuatenses, así como para los visitantes.
Fue dotada de accesos dignos, mobiliario urbano y de un moderno sistema de alumbrado púbico. Incluso, en su momento, se pensó introducir lanchas para ofrecer paseos tal y como desde 1960 se realiza en la otra histórica presa de La Olla.
Pero al final de cuentas, se optó por adaptarlo como un espejo de agua y un lugar que sirviera para motivar los paseos y reuniones personales o familiares. Incluso, en su rescate, también tomó parte el actual diputado local del Partido Verde Ecologista de México, Israel Cabrera Barrón.
En su momento, la misión del también ex regidor y ex delegado de la Semarnat, fue combatir y terminar con la flora dañina que amenazaba terminar con la vida acuática de este lugar.
Los único cierto, es que al lugar tuvieron que acudir empleados de la dirección de Servicios Municipales para recoger los peces muertos y, de acuerdo a su declaración, alrededor de la presa habían recogidos cuando menos 300 cadáveres, sin contar con los que flotaban sobre el espejo de agua.
Sobre este tema habló el ingeniero agrónomo Gustavo Adolfo Yáñez, conocido por su trabajo a favor de la protección del medio ambiente, quien no descartó que la presencia de aguas negras hubiera sido la causante de tal mortandad.
Explicó que el aumento de materia orgánica acaba con el oxígeno que requieren los peces para sobrevivir. A la vez, alertó que para descifrar la incógnita que existe al respecto, se requieren de estudios de laboratorio sobre la calidad del agua.
Es de mencionar que tras lo sucedido, conocimos que en la Presa de Los Santos, hicieron acto de presencia una mujer y un hombre, quienes se dieron a la tarea de recoger muestras de agua, disque para analizarlas de manera personal, al presuntamente ser estudiantes de ingeniería ambiental.

Antonio Abúndiz Ramírez

shares
Semanario Chopper de Guanajuato