Sucios y abandonados: así lucen los bustos de los guanajuatenses ilustres en el Cantador

En un recorrido que hicimos por los emblemáticos lugares de nuestra ciudad llegamos al romántico Jardín del Cantador, y nuestros pasos nos llevaron hasta donde hace unos años se colocaron varios pedestales que sostendrían sobre ellos los rostros de guanajuatenses ilustres y distinguidos.

Es muy lamentable y triste ver el deterioro en que se encuentran los bustos de la mayoría de las personalidades de Guanajuato que se colocaron con gran solemnidad para que fueran admirados y conocidos por los guanajuatenses que ahí gustan de pasear en familia o hacer ejercicio.
Sin contar con que algunos de los pedestales ya se encuentran vacíos, tal es el caso del compositor Chucho Elizarrarás.

Durante su trienio, el alcalde de Guanajuato, Luis Gutiérrez Márquez, inauguró en abril del año 2013 un total de 23 bustos que se colocaron en su pedestal, el cual contaba con su reflector y el nombre del guanajuatense.

Las piezas fueron elaboradas por el escultor José Antonio Haghenbeck Cámara quien resguardo los rostros y también estuvo supervisando los trabajos realizados de la colocación.

Fueron colocados los rostros de los guanajuatenses distinguidos como el del cronista vitalicio de la ciudad, Isauro Rionda Arreguín, de Enrique Ruelas Espinosa, creador del teatro universitario; del pintor José Chávez Morado, del doctor francés Alfredo Dugés, de Teresa de Busto y Moya y del escritor Jorge Ibargüengoitia, entre otros.

Se eligieron a grandes personalidades que han dado vida a la historia de Guanajuato para que de cierta manera estuvieran viendo el correr del tiempo en su querido Guanajuato.

A ocho años de la colocación de los bustos, estos han sufrido de vandalismo y robo, al extremo de que ya se encuentran algunos pedestales vacíos, y los pocos que están en pie, conservan la placa con el nombre del ilustre personaje a quien fue dedicado, no cuentan ya con luz y han sido vandalizados.

Es lamentable el aspecto que presentan tanto los pedestales como los rostros de los guanajuatenses distinguidos, ya que en el tiempo que tienen expuesto en el Jardín del Cantador no han recibido el mantenimiento correspondiente, dando paso así al deterioro del bronce con que fueron elaborados, la cantera de los pedestales se cae prácticamente a pedazos, y de los reflectores poco se tienen que decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *