Deben renovar el transporte público en Guanajuato

Más que pensar en un aumento a la tarifa del transporte urbano en Guanajuato, los concesionarios de este servicio público en la capital del Estado deben de renovar 25 unidades debido a que éstas ya han rebasado su vida útil, y deberán hacerlo en los primeros cuatro meses del año.

Así lo dio a conocer el vocal de la Comisión de Seguridad y Transporte del Ayuntamiento, Alejandro García Sánchez, quien explicó que esta condición forma parte de los acuerdos que se suscribieron en agosto de 2018, autoridades y transportistas.

Fue en esa fecha en que las autoridades capitalinas permitieron a los concesionarios de transporte urbano aumentar 2 pesos la tarifa preferente, tanto en la zona urbana, como rural, la cual pasó de costar 5 pesos a 7 pesos y además de estos compromisos entre ambas partes, se generaron otros, varios de los cuales aún siguen estando pendientes.

El funcionario recordó que el cambio de unidades que han cumplido su vida útil fue colocado como uno de los más importantes y ahora para este 2020 se deben de cambiar, aquellas unidades que tienen unos 15 años de servicio ininterrumpido, en diversas rutas de la ciudad.

“Hay varios temas pendientes, pero el cambio de los camiones que ya cumplieron su vida útil fue uno de los más importantes y se tiene que cumplir para poder avanzar en otros”, dijo el funcionario Alejandro García Sánchez.

En la ciudad de Guanajuato, el servicio de transporte público es brindado por tres líneas particulares que con unos 122 camiones dan cobertura a la zona urbana y rural, donde a diario se transportan alrededor de unas 80 mil personas, que recorren unas 32 rutas en la ciudad y las comunidades.

Por ahora, la tarifa se mantiene en 7 pesos, pese al amago de los transportistas, quienes pidieron un aumento de 2 pesos para este año, el pasado mes de diciembre y que fue rechazado por autoridades municipales, en tanto no cumplan los acuerdos ya firmados.

García Sánchez explicó que también se tienen temas pendientes como la revisión de rutas y tiempos de recorrido, capacitación y actualización de operadores, además de otras medidas para brindar un servicio de manera más eficaz y que son una exigencia de los miles de usuarios.

Por su parte, los concesionarios han señalado que van a cumplir con los acuerdos, sólo que diversas circunstancias les impiden dar cumplimiento a todos y cada uno de ellos.

“Para nosotros cada vez es más complicado brindar un buen servicio. El diesel y las refacciones para el mantenimiento de los camiones siguen aumentando y por supuesto el precio de las mismas unidades”, dijo Neal Avalos Santoyo, vocero de los transportistas.

Precisó que sólo el precio de cada unidad nueva rebasa el millón de pesos y las utilidades que se generan en ocasiones son insuficientes, pues se tienen que agregar gastos como los sueldos y salarios de unos 150 operadores que laboran para las empresas.

Señaló que ellos han hecho un esfuerzo para brindar un mejor servicio a los miles de usuarios, sólo que en ocasiones se han presentado deficiencias por diversos factores, entre ellos el uso indebido que hacen los usuarios de las unidades que brindan el servicio.

“Tenemos problemas con los usuarios porque dañan las unidades, las grafitean y todo eso nosotros absorbemos los gastos. La gente sabe que hay un reglamento para el uso, pero no lo respetan”, expresó.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *