Habitantes de barrios y callejones enfrentan servicios públicos deficientes

Guanajuato, Gto.- Al menos una docena de barrios y callejones situados en la zona centro de la ciudad presentan serios problemas en materia de recolección de basura y alumbrado público, lo que les ha causado serios problemas a sus miles de habitantes.

En callejones como Tamazuca, Barrio Alto, Guamuchil, Tajito de la Gloria, Gavilanes, Agua Zarca, el Mandato y otros ubicados en esta zona de la ciudad, desde hace meses han dejado de contar con el servicio de recolección de basura, además de los problemas que les genera un deficiente alumbrado público.

A la falta del servicio de recolección de basura y desechos que has dejado de brindar la Dirección de Servicios Públicos Municipales se suma la inseguridad que generan los callejones con un muy mal alumbrado público.

Incluso, ante la falta de un lugar donde poder dejar su basura y desechos, los vecinos han improvisado basureros, en esquinas y lotes de baldíos que se ubican en los mismos barrios.

A las miles de familias que han dejado sin estos servicios, la situación las tiene molestas e incómodas, debido a que nunca les avisaron de los cambios en la recolección y ahora por sus medios tienen que transportar los desechos y desperdicios que se generan en cientos de hogares.

“Hace algunos meses que los de la basura dejaron de pasar en las tardes como lo hacían antes y luego pusieron unos contenedores allá cerca de la panorámica y ahora hay que llevar la basura hasta allá”, dijo Catalina Gutiérrez, una habitante de Barrio Alto.

Para los habitantes de estas demarcaciones, el problema no está en llevar hasta los contenedores sus bolsas y bultos con basura y desechos, sino en el hecho que ante la falta de los empleados municipales, la gente la deja en plena calle o en los baldíos, lo que les puede generar problemas de salud.

“En los callejones hay mucha basura regada que la misma gente deja por no llevarla hasta los contenedores y el problema es que se pueden crear problemas de salud, pero nadie hace caso ni la gente ni las autoridades”, afirmó Ramón Ordoñez, un residente de Tajito de la Gloria.

Además del mal servicio en materia de recolección de la basura y desechos que se generan en los cientos de hogares, los residentes tienen que enfrentarse a problemas de inseguridad, derivado de un mal servicio de alumbrado público.

Al ubicarse la mayor parte de estas casas en los callejones, los riesgos aumentan, sobre todo por las noches, debido a la presencia de grupos de personas que aprovechan esa condición para cometer actos considerados como delictivos.

“El alumbrado siempre ha estado mal, en las noches es un problema porque hay varias lámparas fundidas, pero aunque las reportes no vienen a cambiarlas. Hay muchachos que se juntan en las noches y luego pues no falta a quien roben o asalten”, aseguró Octavio Lobato, habitante de Gavilanes.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *