Se cancelan las Iluminaciones

A causa de la pandemia del Covid-19 se cancelará la festividad que se remonta al año de 1555 cuando llega a la muy noble Villa, Real de Minas y Santa Fe de Guanajuato la imagen de Nuestra Señora de Guanajuato antes llamada Nuestra señora del Rosario, la cual hace su arribo el 9 de agosto de 1557.

El entonces rey de España, Carlos V, distinguió al pueblo de Guanajuato con un precioso regalo, una imagen de Nuestra Señora de Guanjuato o del Rosario y a partir de ese año año ha sido reconocida como nuestra Santa Patrona.

Fue en el siglo XVIII, cuando los guanajuatenses decidieron unirse y llevar en peregrinación a la Santísima Virgen por los principales barrios de la ciudad, estos eran iluminados con antorchas y veladoras para dar luz a la peregrinación y ya al finalizar el rezo del Rosario, se daba inicio a una verbena popular.

Desde esos tiempos se conoce como Iluminaciones a los festejos que se realizan durante 9 días en los barrios más simbólicos de la ciudad de Guanajuato, a la fecha ya con el crecimiento de la ciudad, se integraron a las Iluminaciones mas barrios de la zona sur y de otras partes de la ciudad, dando comienzo desde la última semana del mes de octubre.

Las primeras Iluminaciones que dieron lugar a esta bonita tradición, se organizan para venerar a la santísima Virgen, inicialmente eran 8 barrios y en 8 días se llevaba a cabo esta celebración. Daba comienzo la primera Iluminación el segundo domingo de noviembre y correspondía a la calzada de Guadalupe, el lunes en el barrio de Terremoto, San Luisito y barrio de Mellado, el martes Tepetapa y subida al Panteón de Santa Paula, el miércoles en la Plazuela de los Ángeles y barrio de La Bola, el jueves en el callejón del Calvario, San Francisco y Callejón del Tecolote y Potrero, el día viernes toca la iluminación en el barrio de Pastita y calle de Embajadoras, el sábado en la Plazuela del Baratillo, Plazuela de Mexiamora y subida a Masaguas, ya el domingo la fiesta culmina con la iluminación más grande en la Plaza Mayor o Plaza de la Paz donde termina el peregrinar de la virgen con el regreso de la imagen al altar principal de la basílica.

En las iluminaciones la gente disfruta de la música de los grupos locales y de los antojitos típicos de la ciudad, desde las enchiladas mineras, los cacahuates asados, las bolsas de caña con chile, hasta el ponche calientito y la garbanza cocida a vapor.

Según registros que datan del siglo XVIII, este 2020 se cumplen 307 años de esta festividad, que actualmente se ha extendido a las nuevas colonias de la capital, ampliando así las Iluminaciones para las nuevas y futuras generaciones.
Fue en noviembre de 1907 paralelamente al nombramiento que se le dio a la Virgen de Guanajuato como madre y protectora de los habitantes de este lugar, que también estos festejos se oficializaron canónicamente.

Pero en los últimos años estos festejos se extendieron hasta llegar a 30, con el fin de que los guanajuatenses que tienen sus hogares en las nuevas colonias que han nacido en la periferia, puedan adorar y festejar a la Virgen de Guanajuato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *