Sucio y olvidado; así luce el kiosco del Jardín Unión

Desde hace ya varios años, el kiosco que adorna el centro del emblemático Jardín de la Unión, literalmente se está cayendo a pedazos.

Su base de madera de cantera verde ya muestra un serio deterioro ocasionado por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. En las mismas condiciones se encuentra su techo de madera. Así fue denunciado por Roberto Pérez, quien se gana la vida como guía oficial de turistas en dicho jardín, quien calificó de increíble, que siendo Guanajuato capital la cuna de la cantera verde, no se pueda atender tal deterioro.

Durante un recorrido que junto con el Fifí Pérez, como se le conoce en el ámbito turístico al quejoso, pudimos presenciar el daño que ya muestran varios puntos del kiosco en mención, que son más notorios en su base de cantera verde.

A su decir, esta edificación es otro de los legados que dejara el gobierno del general Porfirio Díaz en la localidad. Incluso, comentó que es un poco más antigua que el Teatro Juárez.

Comentó que este no es el único problema que enfrenta el Jardín Unión, que es uno de los sitios más visitados de Guanajuato capital, por formar parte de su centro histórico, pues la basura y sociedad son otros de los males que lo a quejan.

De acuerdo a la experiencia que le han dejado las innumerables vistas que ha realizado a varios puntos del estado y el país en su calidad de guía de turistas, con un dejo de tristeza, nuestro entrevistado dijo que sin temor a equivocarse, el Jardín de la Unión es de los sitios más sucios por los que ha caminado.

Apuntó que, además de la basura, a simple vista se puede presenciar el deterioro que se ha apoderado del piso, el que si mal no recuerda, fue colocado durante la gestión del ex alcalde Eduardo Romero Hicks.

En un principio, comentó, dicho piso era de color blanco, pero a la fecha y ante la acumulación de mugre y la falta de limpieza, ha tomado un tono como negruzco, lo que da una pésima imagen, tanto para los de casa como a los visitantes.

El Fifí Pérez detalló que el piso que fue retirado durante el gobierno de Eduardo Romero Hicks, estaba más bonito que el que vino a ocupar su lugar, pero lo malo, agregó, es que el gobierno municipal antes de realizar acciones de obra pública dizque para mejorar la imagen urbana del centro histórico, no suele tomar en cuenta las opiniones de la población.