21 años después la Plazuela Lucio Marmolejo dejo de ser paradero

Corría el año de 1999, cuando autoridades municipales decidieron crear un nuevo paradero del transporte público para las rutas con dirección a la zona sur del municipio y fue la Plazuela Lucio Marmolejo el sitio que seleccionaron, hoy 21años después el lugar ha sido abandonado y el paradero trasladado al ex estación.

Ubicado sobre la calle Alhóndiga, este paradero fue usado por cientos de miles de personas para trasladarse desde la zona centro a alguna colonia, asentamiento y zona rural, ubicada en el sur del municipio, lugar que ya comenzaba a perfilarse como la principal alternativa para el desarrollo urbano de esta capital.

Justo un año antes del inicio del siglo XXI, autoridades municipales, encabezadas por el entonces alcalde, Luis Felipe Luna Obregón decidieron trasladar todas las rutas con dirección a la región sur y que partían del Mercado Hidalgo a la citada plazuela.

También por esas mismas fechas se puso en operación la rampa vial, ubicada sobre la calle 5 de mayo, por donde los camiones urbanos se enlazaban a la calle subterránea Miguel Hidalgo y de esa forma iniciaban su salida de la zona centro de la ciudad.

Justo el pasado 31 de marzo, autoridades municipales decidieron trasladar este paradero a la ex estación, con lo cual se puso fin a una historia de 21 años, la cual también marcó a miles de usuarios y a la misma ciudad,

Ahora, la Plazuela Lucio Marmolejo sólo es usada por las unidades de transporte público conocidas como Sprinters, las cuales brindan servicio a varios callejones y barrios situados en la periferia de la zona centro.

Con el traslado, también se alejó el bullicio y el incesante ir y venir de miles de personas que todos los días utilizaban este lugar para esperar el camión que los llevaría a sus hogares, centros de trabajo, de estudio, entre otros destinos.

Lejos han quedado también las aglomeraciones de gente que se abrían paso entre los puestos de los comerciantes que se ubicaron en las aceras cercanas y que hoy junto con el paradero han cesado su actividad.

El lugar ahora luce con escasa presencia de personas, comerciantes, vendedores y demás que en que este lugar obtenían sus ingresos para el sustento de sus familias, tampoco hay presencia de agentes viales y el constante sonido de los motores de los camiones urbanos.

“Ya es la segunda semana de operación del paradero en la ex estación y así como hay gente en contra hay gente a favor y la zona de la Alhóndiga se ve mejor, sin desorden y sin problemas de vialidad”, dijo el comandante de la policía vial, Armando Navia.

Con el traslado, ahora la zona de la ex estación recibe a diario a miles de personas que se encaminan a diversas partes de la ciudad, desde una zona cercana al centro histórico que hoy muestra un tráfico vehicular más ordenado.

Los usuarios, por su parte se mostraron unos a favor y otros en contra de la medida, la cual ha permitido a unos estar más cerca de sus hogares y trabajos, y otros más retirados.

“Yo vengo todos los días desde La Trinidad, me quedó un poco más retirado para llegar a mi trabajo, pero está bien aquí en la estación hay más espacio y no cruza uno entre tanto puesto, tantos coches”, dijo Felipe Arredondo.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *