Indiferencia de UG sepulta el histórico campo Nieto Piña

Guanajuato, Gto.- La falta de un programa o proyecto de mantenimiento y conservación por parte de autoridades de la Universidad de Guanajuato (UG) ha ocasionado que el campo de fútbol “Nieto Piña” viva una de las etapas más oscuras y lamentables de su gloriosa e histórica existencia.

Abandonado por el área deportiva de la que es considerada la universidad pública más grande e importante del Estado de Guanajuato, este espacio deportivo luce un estado deplorable, el cual podría prolongarse por más tiempo y llevarlo al límite de su existencia.

Ubicado sobre la calle Ashland, entre Camino Rotario y la colonia Municipio Libre, su actual aspecto se parece más a un potrero, a un páramo abandonado entre la naturaleza que un espacio deportivo, a cargo de una de las instituciones educativas más prestigiosas del Estado y el país.

El pasto que alguna vez pisaron y entrenaron en él grandes figuras del fútbol mundial del siglo pasado ha crecido tanto que ya no es posible practicar ese deporte en su interior, además de los severos desniveles que presenta gran parte del terreno de juego.

Toda la superficie del Nieto Peña ha sido alcanzada por el crecimiento del pasto y otras malezas, mientras la mayor parte del campo presenta un estado general, en donde ya no es posible jugar, debido al riesgo de una lesión para quienes lo llegarán a intentar.

El campo fue cerrado por órdenes de la UG, al inicio de la contingencia sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 en marzo de 2020 y desde entonces toda actividad deportiva en su interior ha sido suspendida, incluso las de mantenimiento y conservación.

Además del fútbol, en su interior cientos de personas acudían a realizar otra actividad deportiva, como es el atletismo que también ha resultado afectado por la indiferencia de las autoridades universitarias, que además ha contribuido prácticamente perder uno de los espacios deportivos de prosapia en la ciudad.

Lejos han quedado los recuerdos de aquellos primeros años de la década de 1 mil 960, cuando el incansable promotor deportivo, Oscar Urquiza donó este terreno de su propiedad para que en él se creará un espacio público para la práctica del balón pie.

Ha sido tal la importancia de este campo en la vida deportiva de Guanajuato que, en un par de ocasiones, selecciones mundialistas de estas competencias que se organizaron en México, lo utilizaron para su prácticas y entrenamientos.

Primero fue Brasil en 1970, la misma selección que resultó campeona en la Copa Mundial de ese año, con una camada de jugadores inolvidables que los pisaron y recorrieron como: Edson Arantes de Nascimento “Pele”, Carlos Alberto Parriera, Rivelinho, Gerson, Tostao y otros que se escapan a la memoria.

 

Luego en 1986, cuando México fue sede por segunda ocasión del Mundial de Fútbol, el campo Nieto Piña recibió a la selección francesa de: Michel Platini, Jean Tiganá, Alan Giresse, Manuel Amoros, Luis Fernández, entre otros.

Otro lapso glorioso de este campo fueron las intervenciones de diversos equipos de Guanajuato en la ya extinta Tercera División profesional como: Real Santa Fe de Guanajuato y las Abejas de la Universidad de Guanajuato.

 

 

Y toda esa historia, toda esa trayectoria parece que está condenada a la extinción y con ello borrar la gloria del pasado, la memoria deportiva de un espacio que para miles de habitantes de la ciudad ha sido único.

Con sólo apreciar el estado en que se encuentra actualmente y con sus puertas cerradas con candados es posible entender que, para las autoridades universitarias, esa historia y esa gloria no existen han sido borradas por la apatía, el desinterés y la falta de trabajo de unos cuantos.

Al apreciar desde fuera el estado en que se encuentra surgen muchas dudas y cuestionamientos sobre su destino y objetivo, esos mismos que han sido borrados ya sea por omisión y con intención, en un afán que no es posible entender ni explicarse.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *