Transforman vialidad del libramiento norponiente en centro recreativo

Los trabajos de adaptación y modificación que llevó a cabo hace unas semanas la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad (SICOM) sobre el libramiento norponiente de esta ciudad han sido bien aprovechados por habitantes de colonias vecinas que los han transformado en un espacio para la recreación y el deporte.

Todos los días, ya sea por las mañanas o bien por las tardes, cientos de personas hacen uso de los espacios que fueron acondicionados para realizar actividades deportivas como el atletismo, el ciclismo, entre otras.
Los vecinos también han aprovechado para utilizar este espacio como sitio para el paseo de sus mascotas y realizar en familia actividades de tipo recreativo y de esparcimiento.

Sin embargo, lo que más llama la atención es que en el lugar un grupo de niños, niñas, adolescentes y adultos han transformado este espacio, en un lugar para la práctica del boxeo.

Ubicado en la zona sur del municipio y rodeado por asentamientos como Las Teresas, Lomas de Marfil I y II, Las Biznagas, Lindavista, El Edén, Las Bateas, entre otras, el lugar poco a poco se gana un espacio en el gusto de la gente.
Padres y madres de familias, junto con sus hijos han dado forma a un lugar que se espera logre aportar los beneficios sociales que esta zona de la ciudad requiere, hoy sumida de manera irremediable en problemas de violencia e inseguridad.

Los vecinos sólo esperan que las autoridades les permitan contar con este espacio por mucho tiempo, pues desde ahora ha demostrado su importancia para atraer a la gente y lograr que los jóvenes y niños se interesen por la práctica deportiva.

Al frente de la escuela de boxeo se encuentra Juan “Pacquiao” Hernández un incansable promotor del deporte de los puños, uno de los más arraigados en el gusto de la población y sobre todo con el cual miles de personas se identifican.

“Nosotros estamos aquí de lunes a viernes por las tardes. Entrenamos así al aire libre y cerca de nuestros hogares para que los chavos se animen a venir y saquen aquí todos sus malos momentos”, dijo.

Hasta ahora a la escuela de boxeo acuden unos 20 niños y niñas, lo que ha motivado que también sus padres y madres se involucren en estas actividades que más que nada buscan la integración y fortalecimiento de las familias y sus integrantes.

Todos los que acuden lo hacen con verdadero entusiasmo, pero sobre todo con la firme intención de encontrar en la práctica del deporte, una forma de convertirse en mejores personas y alejarse de los vicios y defectos que proliferan en sus calles.

“Esto que hacemos, lo hacemos por el puro gusto de invitar a los niños y jóvenes y mostrarles que hay otras alternativas para su desarrollo. Son tiempos muy difíciles por la violencia e inseguridad, pero a los muchachos hay que darles otras alternativas” afirmó, mientras con uno de sus alumnos realiza movimiento de calentamiento.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *