Luchan 600 familias de presas de Guanajuato II contra la marginación y la indiferencia

Desde hace más de 20 años, unas 600 familias de la colonia Presas de Guanajuato II mantienen una lucha constante contra la marginación, la pobreza y la indiferencia de las autoridades municipales que los han olvidado e ignorado.

Conformada por hombres, mujeres y niños que viven entre las más elementales carencias, este asentamiento se mantiene en pie, pese a la falta de seguridad jurídica sobre su patrimonio y la total de carencia de servicios públicos que los han colocado en un nivel de pobreza lacerante.

Presas de Guanajuato es una colonia que se ubica en la parte alta de la Presa de los Santos, donde cientos de familias han encontrado un espacio para construir su hogar, mientras las autoridades los ignoran debido a su condición irregular.

“Las autoridades nos han negado apoyos y acceso a programas sociales porque dicen que somos irregulares y que por eso tampoco nos pueden llevar los servicios, pero este gobierno si llegó hasta acá en tiempos de elecciones y prometieron muchas cosas”, dijo el dirigente del comité de colonos, René Estrada Marmolejo.

Localizada en la zona de conservación ecológica antes conocida como “Las Cañaditas”, el asentamiento se integra por un caserío desperdigado entre los cerros, donde las calles no existen.

Las casas antes hechas a base de láminas de acero y cartón, gracias al esfuerzo de sus habitantes, ahora lucen con bardas de tabique y block de concreto, así como techos a base del mismo material.

La indiferencia de que son objeto por parte de autoridades municipales, no los desamina porque todos ellos saben que siempre ha sido de esa manera, pero están dispuestos a luchar hasta lograr la regularización de sus propiedades.

Aquí, no hay agua potable, drenaje, alumbrado, transporte público, seguridad y luz eléctrica, mucho menos recolección de basura.
“Ya tenemos muchos años aquí como para rendirnos. Sabemos que nos no van a ayudar y por eso hicimos el comité de vecinos para buscar los apoyos donde los haya porque hay muchas necesidades”, afirmó.

Las calles del asentamiento son atravesadas por la corriente de dos arroyos, los cuales han aumentado su cauce en estas fechas y también han dañado las fosas sépticas que la gente usa para sustituir al drenaje, por lo que temen problemas de salud.

Sin embargo, todas esas carencias han ocasionado que sus moradores cada vez sean más fuertes y resistentes, al grado tal que entre ellos han credo un comité de vigilancia para evitar, robos y asaltos y demás actos de inseguridad.

“En presidencia saben que sufrimos robos y asaltos. No hace mucho a todas las gentes les robaron sus tinacos para el agua y denunciamos, pero no ha pasado nada”, aseguró.

Además de toda esta problemática social, los habitantes tienen que soportar la presencia de un grupo de personas que se dedican a vender terrenos, sin tener posesión legal.

“En la parte alta hay una familia, donde una de sus integrantes Gabriela Ramírez se dedica a vender terrenos sin mostrar documentos ni planos a la gente, hay denuncias contra ella, pero tampoco le han hecho nada”, expresó.

Todos ellos están a la espera que autoridades municipales organicen una consulta pública para concretar el cambio de uso de suelo en este asentamiento y de esta manera poder regularizar su patrimonio.

René Estrada Marmolejo explicó que las autoridades municipales deben organizar para este mes, la consulta pública entre los habitantes para definir si se concreta el cambio de uso de suelo y con ello iniciar el proceso de regularización.

“Ahorita estamos a la espera que del municipio nos informen para cuando va a ser la consulta pública y definir el cambio de uso de suelo y con eso poder seguir adelante con la regularización de los terrenos”, dijo.

Señaló que los terrenos son el único patrimonio de las 600 familias que desde más de 20 años ahí radican, actualmente forman parte de un área ecológica, la cual es necesario cambiar a uso habitacional para poder lograr seguridad jurídica sobre ellos.

René Estrada Marmolejo apuntó que hasta ahora ninguna instancia municipal les ha informado sobre la organización de la consulta, la cual ellos esperan para poder participar e iniciar de lleno el proceso de regularización de los predios.

Ubicada, sobre la parte alta de la Presa de los Santos, esta colonia espera por el apoyo de las autoridades municipales actuales para poder contar con sus terrenos debidamente regularizados.

“Ahorita los que aquí vivimos estamos en una zona de tipo ecológico y para poder cambiar hay que lograr que se dé el cambio de uso de suelo a tipo habitacional, pero no nos han enterado de la consulta que ellos mismos dijeron que se iba a llevar cabo”, expresó.

El representante de los vecinos de esta colonia consideró que es necesario que las autoridades municipales cumplan su parte, porque de los vecinos se ha cumplido con todo lo que les han pedido.

Presas de Guanajuato es un asentamiento, que pese a estar rodeada de vialidades importantes y varias colonias regulares, se enfrenta a serios problemas de marginación y falta de servicios públicos eficientes.

“Nosotros ya contamos con una carta de reconocimiento y levantamiento topográfico ante las autoridades municipales y estamos esperando la consulta para el cambio de uso de suelo y poder regularizarnos”, finalizó.

Osvaldo García Ledesma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *