Trabajan jornadas de hasta 15 horas los choferes del transporte urbano

Trabajan jornadas de hasta 15 horas los choferes del transporte urbano

julio 10, 2018 Off By

Un auténtico calvario resulta hoy en día ganarse la vida como chofer del transporte urbano en Guanajuato capital, pues además de las jornadas laborales inhumanas que deben enfrentar con el fin de ganarse, a lo mucho, unos dos mil pesos a la semana, están expuestos a un alto grado de estrés y de inseguridad.

Con el fin de conocer cómo es la vida de los choferes del transporte urbano y descubrir sí en realidad son tan malos como en muchas ocasiones se les pinta cuando se habla del servicio que se ofrece en este rubro, la revista Chopper platicó con uno de estos personajes guanajuatenses.

De entrada, nuestro entrevistado nos pidió amablemente que se mantuviera en el anonimato para evitar algún mal entendido, por lo tanto, lo identificaremos como El Chino de los ojos tristes.

El Chino detalló que a la fecha ya nadie quiere ganarse la vida como chofer del transporte urbano, pues a su decir, en vez de ganar, en muchas ocasiones terminas la semana con cuentas mochas, culpa de ello a las barras contadoras de pasajes que fueron colocadas en las unidades, las que hasta un palo de escoba cuentan: el problema está en que el patrón sólo te permite una tolerancia de 15 pasadas por las barras, de ahí en adelante, te cobra todas las demás.

Aunado a ello, se tiene que lidiar con los estudiantes de secundaria, así como con las personas de la tercera edad, las que pese a no traer consigo su respectiva credencial, se niegan a pagar el pasaje entero, pero lo más grave del asunto es que la jornada laboral de los choferes inicia alrededor de la cinco y media o seis de la mañana.

La jornada laboral termina alrededor de las diez de la noche, pero en lo que vas a cargar diésel y lo llevas a encerrar, te vas acostando entre las doce o una de la mañana, para pararte de nueva cuenta a las cinco de la mañana para irte a trabajar.

El Chino aclaró que no sabe de dónde les salen las fuerzas y la paciencia para aguantar el dormir solo cinco horas, así como para soportar el ruido del motor, el clima, los gritos de la gente y otros avatares de la vida diaria.

A lo mejor la clave está en que cuando menos te avientas cinco corajes al día; de entrada, antes de salir de tu casa echas pleito con tu familia, llegas a tu trabajo, haces otro coraje porque se te dio una ruta. Sales a trabajar y haces un coraje más debido a que un compañero se te empalmó en tu ruta producto del tráfico diario.

A su decir, los mil 600 pesos de sueldo que ganan a la semana, además de las comisión del ocho por ciento que reciben por boleto entregado, que en total suman los dos mil pesos, más o menos, no justifican la jornada laboral inhumana a la que son sometidos.

El Chino reveló que literalmente deben ingerir sus sagrados alimentos sobre el volante, ya que carecen del tiempo adecuado para ello, pues en caso de pararse, corren el peligro de desfasarse en el horario que se les dio y ocasionar que otro compañero se les empalme y se pueda armar la gorda para los dos conductores.

Pero lo más grave es cuando tienen ganas de ir al baño: Te tienes que aguantar como los hombres y los más afortunados, son los que pueden echar mano de un amigo quien se haga cargo de la unidad para poder ir al baño como Dios manda. A este paso no quedará de otra más que utilizar un pañal.

Con un dejo de tristeza, nuestro entrevistado recordó que hace alrededor de 10 años, antes de la llegada de las barras contadoras de pasaje, el ser chofer del transporte urbano, si era negocio. Aparte de recibir tu sueldo y comisión completo, podías “arañar” la cuenta para comprar un refresco, una torta, tus cigarros, y hasta para darle la tradicional mordida al agente de tránsito, la que no pueda faltar.

Hoy en día, aseguró que hay choferes que sólo cobran entre 400 o 500 pesos a la semana debido a que las barras contadoras así lo indican.

Los dueños de los camiones, de entrada piensan que tú como chofer te robas el dinero faltante, lo que no es cierto. Ante esto, varios compañeros se ven en la necesidad de agarrar dinero de la cuenta para completar su semana.

El Chino aseguró que resulta contraproducente el tomar dinero de la cuenta para el chivo, pues a la siguiente semana, sin decir más, es bajado de la unidad que trae a su cargo y se queda sin trabajar.

Esta situación ha obligado a muchos choferes a emigrar a otras empresas de transporte foráneo, en donde además de estar más relajados, pueden acceder a mayores prestaciones, como son la entrega de utilidades. Para finalizar, El Chino reiteró que previo a la llegada de las barras contadoras, los choferes del trasporte urbano se podían dar el gusto de contar con cobradores, lo que a la fecha no lo pueden hacer, ya que ahora está prohibido.

Antonio Abúndiz Ramírez