Tiene más de medio siglo la tradición del Nacimiento de Rancho Enmedio

Tiene más de medio siglo la tradición del Nacimiento de Rancho Enmedio

diciembre 19, 2017 Off By

Con la finalidad de preservar e inculcar a sus hijos las ricas tradiciones navideñas que caracterizan a los guanajuatenses y mexicanos, hace más de medio siglo el matrimonio formado por Socorro Alba Prado y Micaela Gutiérrez Barrón, le dieron vida al tradicional nacimiento de Rancho Enmedio que ante su belleza sigue atrayendo a cientos de visitantes.

Todo inició con un pequeño nacimiento familiar, pero con el paso de los años fue creciendo gracias a la colaboración de los empleados del restaurante donde se ubica. Así como a la imaginación de los 10 hijos y otros familiares cercanos que al morir el matrimonio Alba Gutiérrez, se hicieron cargo del mismo.

Es tan grande esta representación del Nacimiento del Niño Jesús, que sus responsables se llevan alrededor de 15 días en su instalación, en donde se cuidan todos los detalles y año con año se le busca agregar nuevos atractivo.

La fama del nacimiento de Rancho  Enmedio ha trascendido fronteras que cada fin de año, cientos de personas procedentes de diversos puntos del estado, país y el extranjero llegan para visitarlo y llevarse un grato recuerdo a través de fotografías y videos.

Debido a su tamaño, ni los propios encargados de montarlo conocen a ciencia exacta el número de piezas que utilizan en dicho trabajo. Lo único que saben, es que cuenta con varias representaciones de pasajes bíblicos que hablan sobre el nacimiento del Niño Dios, así como de la vida y obra de Jesús de Nazaret.

También se aprovecha para destacar la actividad que por años le ha permitido sobrevivir a los habitantes de la sierra de Santa Rosa: la fabricación de carbón, así como las actividades en el campo y otras acciones típicas de la zona rural.

Así lo narran las hermanas Felisa Y Beatriz Alba Gutiérrez, tras indicar que cada año el nacimiento familiar como así lo llaman, se monta a finales del mes de noviembre y se levanta hasta el día cinco de febrero.

Precisaron que cada 24 de diciembre llevan a cabo el tradicional “acostamiento” y, anteriormente realizaban el tradicional “levantamiento” el cinco de febrero. Pero por designios del destino, su papá murió un cinco de febrero, por lo tanto, adelantaron tres días el levantamiento y ahora lo llevan a cabo, el dos de febrero.

Con un dejo de tristeza y nostalgia, las hermanas Felisa y Beatriz, ésta última la mayor del clan Alba Gutiérrez, recuerdan que hace alrededor 40 años, el “acostamiento” del Niño Dios se convertía en una auténtica fiesta, pues reunía a cientos de personas oriundas de las comunidades cercanas.

Pero con el paso de los años, las personas fueron creciendo, formaron sus propias familias y por una u otra causa se dispersaron y dejaron de asistir a dicho  festejo. Hoy en día, lo realizan literalmente en familia.

Es durante el “levantamiento” del Niño Dios, cuando se cuenta con un mayor número de personas, en su mayoría invitado de la familia Alba Gutiérrez, los que llegan de diversos puntos de la sierra, del municipio, estado y el país.

Las hermanas Felisa y Beatriz se dijeron contentas por el rico legado que les fue heredado por sus señores padres e indicaron que lo mantendrán vigente mientras las fuerzas se los permitan tras indicar que esta tradición les recuerda a sus progenitores.

Ahí está la invitación para que acuda a deleitar la pupila con este bello nacimiento, que se ubica a la entrada del restaurante conocido como Rancho de Enmedio, famoso también, por sus ricos platillos típicos de la zona y mexicanos.

Antonio Abúndiz Ramírez