Uno de los aspectos desconocidos y de gran interés lo constituye el hecho de que entre las lúgubres ruinas del antiguo templo de San Juan de Rayas dedicado a San Juan Bautista aún existen vestigios muy bien conservados de la pintura original que adornaba el presbiterio o parte posterior de la citada edificación construida, gracias a las generosas aportaciones del rico y acaudalado minero Vicente Manuel de Sardaneta y Legaspi durante el siglo XVIII.

El nombre de ese templo obedece a la enorme cantidad de oro y de plata extraída del interior de la Mina de San Juan de Rayas propiedad de Vicente Manuel de Sardaneta y Legaspi lo cual a su vez también le permitió en 1774 obtener un título de nobleza comúnmente conocido en la historia de Guanajuato como el Marqués de Rayas 

Debido a lo anterior dicha mina llegaría a convertirse en una de las más ricas y sobresalientes de la localidad no tanto por su volumen de extracción sino a causa de las elevadas leyes de metales preciosos contenidos dentro de sus minerales sacados de las entrañas de la Veta Madre.

El aludido templo dedicado a San Juan Bautista edificado entre 1757 y 1776 vivió sus mejores tiempos durante el máximo esplendor de la Mina de San Juan de Rayas ocurrido a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX pues se trataba de una maravillosa capilla barroca bellamente adornada tanto interior como exteriormente.

Más tarde durante el siglo XIX los presbíteros José N. Pacheco y Marcelino Mangas construyeron junto a ese edificio clerical una Casa de Ejercicios Espirituales, destinada para el uso de los habitantes de la comunidad de Rayas asentada en los alrededores de la citada mina.

Sin embargo la pobreza en la cual cayó este lugar al declinar el auge minero a lo largo del siglo XIX y parte del siglo XX ocasionaron el abandono, el deterioro y el saqueo de esta capilla por parte de los propios habitantes de la comunidad de Rayas, lo cual aunado a las fuertes explosiones subterráneas o barrenos utilizados en la explotación y la extracción de minerales de la Veta Madre provocaron casi su colapso total durante la década de los 40`S del siglo XX

 A causa de ello las autoridades municipales y los miembros del Club Rotario de Guanajuato durante los años de 1945 y 1946 se dieron a la tarea de rescatar la fachada de cantera que tiene un estilo barroco de la citada finca eclesiástica colocándola en el Templo de Guadalupe de Pardo, mientras que las pechinas igualmente de cantera que formaban parte de la cúpula actualmente están al interior de la Escuela de Ingeniería Civil de la Unidad Belén de la Universidad de Guanajuato,  sus retablos laterales actualmente se hallan resguardados en el interior del Templo de la Cata y los estípites del tambor de su cúpula pueden observarse en un edificio situado en la Plaza de Valenciana.

Más tarde dentro del contexto de modernización del estado de Guanajuato llevado a cabo por las autoridades federales y estatales a lo largo de las décadas de los 60’S y 70’S del siglo XX se construyeron diversos tramos de la Carretera Panorámica o Carretera Escénica, la cual tenía como objetivo primordial marcar los límites del crecimiento de la Ciudad de Guanajuato y al mismo tiempo que los turistas la recorrerla pudieran observar el bello paisaje urbano que ofrecía la Capital del Estado.

Pero durante la construcción del tramo Escuela Preparatoria de la Universidad de Guanajuato-Mineral de la Cata la construcción abandonada y maltrecha del Templo de San Juan de Rayas fue demolida casi completamente en 1970 siendo Presidente de México el Lic. Gustavo Díaz Ordaz y Gobernador de la entidad el Lic. Manuel M. Moreno.

Debido a eso quedaron  únicamente unas cuantas ruinas correspondientes al presbiterio de lo que había sido el majestuoso Templo de San Juan de Rayas donde todavía en la actualidad se ven los restos correspondientes a la esquina de un arco del techo, 3 nichos dentro de los cuales estuvieron depositadas diversas figuras religiosas y un muro de mampostería.

Sin embargo pese haber transcurrido más de 2 siglos (específicamente 245 años) indicios de la pintura mural del presbiterio aún están presentes en forma de trazos rectos mostrando un intenso color violeta sobre el fondo blanco del enjarre original.

En tanto que de los 3 nichos aludidos solo uno de ellos se encuentra al descubierto conteniendo también restos del mencionado enjarre blanco (mezcla de arena fina, agua y cal) pues los otros 2 se hallan semi enterrados y únicamente es posible observar la parte superior de cada uno de ellos.

Inspeccionado con detenimiento este lugar puede deducirse que el nivel original del piso estuvo aproximadamente 3 metros debajo de la actual Carretera Panorámica por lo que los vestigios referidos debieron corresponder a la parte más alta del presbiterio la cual estaba orientada hacia el oriente.

En consecuencia el crucero, la nave y la entrada principal se localizaban hacia el occidente y de ellos no ha quedado prácticamente nada pero de efectuarse excavaciones quizás puedan hallarse los cimientos del Templo de San Juan de Rayas aterrados bajo la Carretera Panorámica y el entorno circundante.

Como una referencia a lo dicho en los párrafos anteriores cerca del tiro de la Mina de Rayas se encuentra una placa que dice lo siguiente “Siendo Presidente de la República el C. Lic. Gustavo Díaz Ordaz, Gobernador Constitucional del Estado el C. Lic. Manuel M. Moreno se inauguró este tramo de la Carretera Escénica entre el Centro Deportivo Olimpiada 68 (actual Escuela de Nivel Medio Superior o Preparatoria de la Universidad de Guanajuato) y el Tiro de Rayas, el 15 de septiembre de 1970”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *