En 1913 construyeron una capilla para protegerse de la llorona

Una de las leyendas más famosas en todo México es la de La Llorona, cientos de personas aseguran haberla visto o al menos escuchado su lamento.

Guanajuato se caracteriza por el gusto de crear, conservar y contar leyendas, es por eso que en la ex hacienda Siete Reales, ubicada cerca de la carretera Dolores Hidalgo-San Luis de la Paz, existe un monumento alusivo a la Llorona.

Este monumento se construyó hace 107 años (septiembre de 1913) en aquella hacienda porque los locales de la época afirmaban que en el lugar solía aparecerse la Llorona, aterrorizando a los vecinos del lugar.

Todas las noches se escuchaba el lamento de esta ánima y fue tanto el terror de las personas que decidieron cooperarse para llevar un sacerdote, quien realizó un exorcismo y les sugirió a los pobladores a edificar una capilla para poder rezarle para pedir por su alma y así descansar en paz.

Se dice que esto dio resultado, ya que las manifestaciones de este ser de otro mundo cesaro durante muchos años, incluso cada 29 de septiembre, en este lugar festejaban a San Miguel Arcángel, hasta que una noche donde hubo una gran tormenta, donde cayó un rayo que derribó la cruz de la capilla, haciendo que nuevamente la Llorona regresara para seguir lamentándose por la pérdida de sus hijos.

Existen diferentes versiones sobre esta leyenda, y la que se cuenta en esta región, es que en la creciente villa de Real de Minas de Guanajuato, existía una hermosa joven, hija de una adinerada familia española, era cuidada por sus padres con mucho celo.

Una noche, cansada de la sobreprotección de los padres, la joven decidió escapar, colgando una soga desde el balcón de su alcoba, mil teorías y chismes circularon alrededor de esta situación.

Se dice que la damisela se embarazó de un joven minero, pero este hecho lo repudió la familia y tratando de evitar el escándalo en el pueblo, la obligaron a interrumpir su embarazo, por lo cual la joven se volvió loca al perder a su hijo.

Pasó mucho tiempo y el terrible incidente ya había sido olvidado entre la gente de la Villa, hasta que un guardia de la realeza escuchó terribles lamentos a mitad de la noche en las calles vacías de la ciudad, asegurando que se le había aparecido una mujer vestida de blanco con larga cabellera y llevando entre sus brazos un pequeño bulto, lanzando un terrible grito desgarrador y lúgubre que hace temblar hasta al más valiente.

One thought on “En 1913 construyeron una capilla para protegerse de la llorona

  • septiembre 3, 2020 at 9:37 pm
    Permalink

    Me gustan las publicaciones del antiguo Guanajuato vivo en san Felipe pero soy oriundo de Guanajuato capital felicitaciones por su revista ya la compraba desde mediados de los 90s

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *