Hace 135 años se bendice por primera vez la Cruz de Fierro en el Templo de la Compañía

En suntuosa y grandiosa ceremonia de magnifica solemnidad es bendecida la Cruz de Fierro que desde el 26 de enero de 1884, corona la cúpula del Templo de la Compañía.

Para tan recordado acontecimiento se dispuso de un vagón especial elegantemente amueblado con una mesa tortuga, sillones y sillas que a los distinguidos pasajeros, tres ilustres prelados de Michoacán y de la Mitra de León entre otras personas, –contaría después Ramón Valle– les dio la ilusión de estar en la casa de un hombre de buen gusto.

Pero más admirados quedarían estos distinguidos visitantes con la vistosidad de luces y adornos que desde la entonces alameda del Cantador hasta el Templo de la Compañía, engalanaban las calles de la ciudad, mientras ellos eran conducidos por sus anfitriones en carruajes.

Llegado el momento de la bendición de la Cruz de Fierro, los guanajuatenses se volcaron literalmente a ocupar las naves del aristocrático templo, en tanto otra multitud ocupaba las calles Tenaza, del Sol, los Baños y la Plazuela de la Compañía, ansiosos tan solo de escuchar las palabras de los prelados.

Ya instalados los padrinos de bendición de la Santa Cruz junto a la gradería del presbiterio ellos, Francisco Glennie y Espiridiona S. de Glennnie, Francisco de P. Castañeda y Luz O. de Castañeda, Ramón Alcázar, Ignacio Ibargüengoitia y Ángela C. de Ibargüengoitia, Manuel Ajuria y Juana C. de Ajuria, Pablo Orozco y Refugio E. de Orozco, Manuel Muñoz Ledo y Josefina O. de Muñoz Ledo, Joaquín Chico e Ignacia G. de Chico, Luis Goerne y Francisca de Goerne, Gregorio Jiménez Marmolejo y Antonia del Moral de Jiménez, Francisco Ederra, Josefa S. de Hordieres y Claudio Obregón y Josefa V. de Obregón.

Inició la ceremonia en la que don Lucio Marmolejo, hizo una memoria de la colosal y grandiosa obra de la Compañía, para enseguida el Ilmo. Sr. Don Tomás Barón y Morales, revestido de pontifical, realizó la bendición de la Cruz, ante la emocionada feligresía que en su momento fue felicitada por tan singular acontecimiento.