Se requirieron 800 toneladas de cantera rosa para construir el monumento al Pípila

En las Efemérides Guanajuatenses de don Manuel Sánchez Valle en el tomo primero y en sus páginas 124 y 125 nos refiere de manera textual lo siguiente: “… todo el monumento está hecho de cantera rosa, extraída de los loceros del cerro de la Bufa vieja, teniendo un peso aproximado de 800 toneladas, una base de 90 metros a ambos lados y 25 metros de altura, de los cuales 16 corresponden a la escultura de el Pípila…”.

Tras aceptar el compromiso de crear tan importante efigie que comenzó a esculpir en el año de 1939 para concluirla al año siguiente, el famoso escultor don Juan Fernando Olaguíbel se la dedicó entrañablemente a su señor padre don Carlos Olaguíbel y arista quien colaboró en el gobierno que encabezó el general Manuel González, y por este motivo el artista de esta ciudad consagró todo su esfuerzo y experiencia para lograr una figura realmente increíble y trascendente para la historia de Guanajuato y de nuestro país.

Don Juan Fernando Olaguíbel, realizó estudios en la Academia de San Carlos en el año de 1911 y es autor de un gran número de obras que le dieron prestigio nacional e internacional; la Diana Cazadora y la Fuente de Petróleos que se localizan en la ciudad de México, de igual forma en la ciudad de Guadalajara creo el monumento a los hombres ilustres de esta bella ciudad y también a los Niños Héroes.

En Cuernavaca, se le encomendó el proyectó de erigir un obelisco honrando la memoria de José María Morelos y Pavón, además en Toluca se muestra otra obra más del cuevanense dedicado al presidente de México, Benito Juárez.
La majestuosa figura de el Pípila, se inauguró el 5 de febrero de 1940 y correspondió al maestro Manuel Cepeda Medrano, presidente de la Asociación de Constituyentes encabezar la emotiva ceremonia inaugural y como parte de este magno evento el maestro don Fulgencio Vargas dio lectura a un trabajo biográfico del heroico minero guanajuatense Juan José de los Reyes Martínez mejor conocido como “El Pípila”.

La idea de levantar el obelisco fue de los licenciados Luis I. Rodríguez y Pedro Arena y se comenzó a erigir bajo el gobierno interino del jurista Rafael Rangel, encomendándose el proyecto y su ejecución al destacado escultor guanajuatense don Juan Fernando Olaguíbel quien a su vez tuvo como principal colaborador al señor Agustín Gutiérrez Ocampo y como ya lo resalté todo el monumento está hecho de cantera rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *