Sólo recuerdos y ruinas quedan de la mina La Asunción en el Monte de San Nicolás

Ubicado a las faldas donde nace la Sierra de Santa Rosa, como si se tratara de un gigante dormido, se encuentra el Mineral del Monte de San Nicolás, en la espera de regresar a la vida y reverdecer viejas glorias que en su momento lo colocaron como uno de los pueblos mineros más ricos.
De su rica historia minera sólo quedan ruinas y vestigios tambaleantes que hablan de una época en donde el dinero corrió a raudales y cuando la abundancia atrajo a miles de personas que llegaban de diversos puntos en busca de fortuna.
De la mina La Asunción que cerró sus puertas de manera definitiva en la década de los 60 después de haber vivido su última bonanza de 1942 a 1955, según los viejos del lugar, sólo queda su cascarón, sin embargo, las pocas familias que contra vientos y marea se han mantenido en este punto de Guanajuato, no pierden la fe en que volverán a vivir tiempos de abundancia.
Aseguran que el lugar en donde viven cuentan con un gran potencial para será explotado como un nuevo punto turístico que atraiga a los amantes de la minería y de la naturaleza, pues además de su rico legado minero, forma parte de la bella Sierra de Santa Rosa.
Narran que el lugar en donde se ubica el tiro principal de la mina, puede ser utilizado para organizar paseos turísticos, tal y como se realizan en la mina El Nopal. Aseguran, que resultaría ser toda una aventura adentrarse al subsuelo.
Dicen que se cuenta con un acceso subterráneo que mide alrededor de 50 metros de largo, que corre rumbo a la explanada que se utiliza como campo de futbol, y después da vuelta para regresar al tiro principal, para comenzar el descenso al corazón de la tierra.
Además, se nos confió que al interior de la mina existe una escalera de piedra tipo caracol, que en su época de bonanza, era utilizada para entrar y salir del subsuelo, también fuimos enterados, de la existencia de otra escalera labrada sobre la piedra, conocida como “la mata viejitos”, por el gran número de pequeños escalones que tiene y la gran fatiga que causaba caminar sobre los mismos rumbo a la salida del tiro.
Los habitantes del Minera del Monte de San Nicolás que según conocedores, debió su riqueza al ubicarse sobre la llamada Veta Madre que corre desde el Cubo, tocando los minerales de Santa Rosa, la Luz y termina en Sangre de Cristo, entre otros y llega hasta San Luis Potosí, comentan que están a la espera que se consolide el proyecto de los pueblos mineros.
Recordaron que durante el mandato de Nicéforo Guerrero, se les dio a conocer sobre el nacimiento del proyecto de los pueblo mineros, encaminado a detonar el desarrollo de cuando menos 10 pueblos del rubro.
Incluso, la plaza central del Monte fue objeto de una rehabilitación integral por dicho motivo, también se  asegura que durante la campaña de Ruth Lugo, como candidata del PAN al gobierno municipal, tomó como bandera dicho proyecto, el cual, pasó a mejor vida, tras perder la contienda electoral.
Y como una prueba que no hablan nada más porque tienen boca, los moradores que gentilmente nos privilegiaron con su charla, aseguraron que aún, en el río que termina en la presa de Mata, se pueden encontrar pepitas de oro y plata sobre la arena y piedras, también aseguran que la mina, todavía guarda una gran reserva de oro y plata, pues a su decir, a lo mucho, sólo fueron explotados  o trabajado 190 metros de la misma. Y esto también lo avala, el gran número de lupios que llegan de diversos puntos del municipio a extraer de manera clandestina el mineral.
Por último, supimos que el cascarón de este mina pertenece a la familia Villagómez, que en su momento buscó aprovecharla como un nuevo atractivo turístico, pero debido a que sus integrantes no se pusieron de acuerdo, terminaron por abortar dicho proyecto, el cual, se insisten, sigue más vivo que nunca, lo único que hace falta, es contar con el impulso requerido.