Por Gustavo Cabrera Flores/PERIODISTA E INVESTIGADOR

Uno de los edificios que posee un atractivo especial dentro de la ciudad de Guanajuato, pero pocas veces apreciado lo constituye la casa ubicada en la avenida Juárez que lleva el nombre de La Florida, lo anterior debido a los decorados que adornan su fachada exterior de cantera.

Dicho inmueble en la actualidad se encuentra habitado por la familia del licenciado Ricardo García Muñoz, y entre otras cosas interesantes data de finales del siglo XIX o principios del siglo XX cuando estaba en pleno auge la época del Porfiriato, la cual es la única en la avenida Juárez y quizá también dentro de la ciudad de Guanajuato que tiene vitrales sobre los vidrios de las puertas de sus balcones.

Aunado a ello, la fachada que está dividida en 2 partes se halla cubierta de diferentes figuras talladas en alto relieve de estilo neoclásico, donde destacan columnas toscanas adosadas al muro con capiteles jónicos, follajes de acanto formando espirales, balcones de estilo art nouveau, flores especialmente rosas y ramas de olivo.

En la parte superior de la fachada, conocida como friso existen unos adornos llamados lambrines semejantes a los teclados de los pianos, abajo hay cinco recuadros separados por diglifos, uno en el centro que alberga una concha, un óvalo con rayos, dos espirales, mientras que los dos recuadros a cada lado tienen a una mariposa rodeada por un follaje de acantos, así mismo, en cada uno de los extremos destacan la figura de una flor de lis, un óvalo con rayos, dos espirales y una columna jónica recortada.

Enseguida están tres balcones, cuyos barandales de color blanco son de un estilo art nouveau de origen francés muy en boga a finales del siglo XIX en México, donde resaltan las formas estilizadas de numerosos corazones y espirales, además de nueve óvalos conteniendo estrellas de cinco puntas.

Los balcones están conformados por arcos de medio punto, en cuyo centro hay ramas sosteniendo flores (rosas) y las chambranas o marcos de los balcones se hallan constituidos por seis columnas jónicas adosadas.

Dentro de cada uno de los tres arcos de medio punto existen vitrales donde una flor color rosa soportada por una especie de pedestal conformado por vegetales verdes (acantos), en tanto que los vidrios de las seis puertas de los balcones se encuentran decorados con vitrales que muestran las figuras de ramas verdes que llevan flores de color rosa.

Entre las seis columnas jónicas resaltan dos figuras de un águila con las alas abiertas devorando a una serpiente rodeadas por un follaje de acantos y tres letras mayúsculas JEF, presuntamente son las iniciales del nombre de quien fue su primer propietario.

Bajo el piso del balcón existen siete estructuras salientes de cortas dimensiones que tienen grabadas las figuras de unas conchas marinas, mientras que en la parte inferior se hallan grabadas dos espirales de gran tamaño, las cuales contienen adornos parecidos a las esporas de los helechos, allí aparece el letrero que dice La Florida sostenido por cuatro columnas toscanas adosadas a la fechada, las cuales en la parte superior tienen capiteles jónicos y unas calzas o cuñas de formas geométricas, y en la parte inferior están el collarín y el basamento que llegan hasta el suelo, aquí cabe mencionar que actualmente sólo subsisten tres columnas, pues una de ellas fue quitada para poder abrir allí un espacio comercial y bajo el letrero de La Florida hay grabadas tres figuras con forma de una fresa.

Así mismo, en las dos puertas de madera de la entrada a esta casa están talladas en alto relieve las formas de un follaje conteniendo tres flores y una flor dentro de un pedestal.

De acuerdo a lo expresado por distintas personas, la planta baja del aludido inmueble ha tenido diferentes usos en transcurso de los años como lo son un botica, una panadería que fue aparentemente sucursal de la legendaria El Antiguo Vapor, un mini super llamado Victoria y ahora un Oxxo.

Otro de los aspectos importantes reside en la parte trasera de dicha finca, es que formaba parte de la noria que perteneció a la hacienda de beneficio del Patrocinio, la cual estuvo muy activa produciendo oro y plata durante el siglo XVIII y principios del siglo XIX.

Igualmente, ese inmueble posee un cierto tinte esotérico, ya que la época en que se construyó, la Masonería tenía el control absoluto de la política y de la economía en México, por lo que sus miembros siempre ocuparon cargos de gran relevancia dentro del Gobierno Federal y de los gobiernos estatales de nuestro país, o fueron empresarios sumamente ricos, en consecuencia, suponemos que el constructor de citado edifico llamado La Florida posiblemente tenía un puesto muy importante en el Gobierno del Estado de Guanajuato o quizá fue un rico comerciante de la localidad que pertenecía a las logias masónicas.

Lo anterior por el simbolismo plasmado en la fachada, el cual tiene el siguiente significado o representación: los óvalos al sol y al óvulo femenino, ambos dadores de vida, los espirales y las conchas al agua, la vida, la fertilidad, las estrellas de cinco puntas al hombre convertido en un ser humano superior que sube hacia los mundos celestes, los corazones al amor por nuestros semejantes, el águila devorando a la serpiente a las raíces históricas de nuestro país México, las flores a las virtudes del hombre, el acanto a la fidelidad, las columnas al templo de Salomón y en consecuencia a la sabiduría, la flor de lis a la nobleza del espíritu humano, las esporas a la fertilidad, pues son los órganos reproductores de algunos vegetales, las fresas a la madre tierra que nos proporciona el alimento para subsistir pues la fresa es un fruto cuyo tallo que crece a ras del suelo y las mariposas a la sorprendente transformación del hombre mundano en un individuo que posee un gran desarrollo espiritual.

error: Contenido protegido