Reforman Ley para reducir e inhibir el uso de popotes y bolsas de plástico

Las diputadas y los diputados de la LXIII Legislatura impulsan acciones para el cuidado del medio ambiente, el desarrollo y aprovechamiento sustentable de la energía, y la protección y conservación de áreas naturales protegidas en la entidad.

En sesión extraordinaria, el Pleno del Congreso reformó la Ley para la Gestión Integral de Residuos del Estado y los Municipios de Guanajuato, a fin de generar acciones para inhibir el uso de popotes, bolsas de plástico y demás productos que no sean biodegradables, salvo que su utilización sea solicitada expresamente por el consumidor.

Además de la implementación de campañas de concientización sobre la preservación, la restauración ecológica y la eliminación paulatina del uso de productos de plástico que no sean biodegradables; y la generación de políticas públicas tendientes a la sustitución progresiva del uso de materiales que generen residuos inorgánicos por aquellos que sean biodegradables

Para hablar a favor del dictamen hicieron uso de la tribuna las diputadas María Soledad Ledezma Constantino y Araceli Medina Sánchez y el diputado Jorge de la Cruz Nieto.

La legisladora Ledezma Constantino argumentó que se estima que cada persona utiliza 38 mil popotes en su vida, los cuales tardan 100 años en degradarse. En este sentido, acentuó que las modificaciones propuestas permitirán crear una conciencia más sensible en la sociedad sobre el impacto negativo del uso del plástico en los ecosistemas.

“De acuerdo con datos de la asociación Ocean Conservancy, más de 100 mil toneladas de basura fueron recolectadas por voluntarios en el 2013 en diferentes costas y cuerpos acuíferos alrededor del mundo. Los popotes ocupan el quinto lugar de los productos más colectados: 555,007 popotes, de los cuales 11 mil 574 se encontraron en los 120 kilómetros que se limpiaron en México”.

Por su parte, el diputado Jorge de la Cruz indicó que Guanajuato busca unirse a Veracruz, Baja California y Querétaro en la generación de acciones para inhibir el uso de bolsas de plástico y popotes, así como realizar campañas de concientización a la población sobre el uso de estos plásticos.

“Resulta desconcertante que no se midieran las consecuencias de su uso y producción, ahora sí que se nos hizo fácil, lo que queda ahora es combatir las consecuencias de utilizar este tipo de plásticos”, lamentó.

La congresista Araceli Medina acentuó que el problema de la contaminación es multifactorial y afecta a todos, por lo cual representa una obligación colaborar en la solución de este. Al respecto, aplaudió la presente iniciativa, ya que incide directamente en el actuar de la población y puede ayudar a reducir el impacto negativo de los humanos en materia ambiental.

“En ocasiones, pudiera parecer que las pequeñas acciones no son trascendentales, sin embargo, cuando tomamos conciencia de que la vida útil de un popote es de tan solo unos minutos y en cambio su degradación es de aproximadamente cien años, es cuando tomamos conciencia del gran impacto ambiental que generamos”.