Fue la bocamina de San Cayetano una pieza importante en la minería

Por Gustavo Cabrera Flores

Los turistas que nos visitan tienen la opción de visitar la bocamina de San Cayetano, ubicada en Valenciana para conocer con más detalle los orígenes de la minería que tanta fama le dieron a la ciudad de Guanajuato especialmente a lo largo de la época colonial.

Mucha riqueza

Por lo tanto, haremos un recorrido por la historia de lo que fue la intensa actividad realizada en la Mina de Valenciana, la cual a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX generaría las dos terceras partes de toda la plata producida en el distrito minero de Guanajuato, la cuarta parte de la extraída en la Nueva España y la sexta parte de la producida en el continente americano.

Obteniéndose así mismo en ese mismo lapso de tiempo en las haciendas de beneficio de Guanajuato plata con un valor de aproximadamente 165 millones de pesos, lo cual equivaldría al doble del valor de la producción argentífera generada en la región minera de Potosí, Bolivia una de las más ricas del mundo en aquel entonces.

Para tener una idea de lo anterior habría que actualizar los 165 millones de pesos al año 2019 y nos daría una cantidad enorme, casi estratosférica, pero solamente de esa manera podremos valorizar la riqueza tan grande que alcanzó la minería de Guanajuato dentro de la Nueva España, América y el resto del mundo.

Los orígenes

Los primeros hallazgos sobre la existencia de oro y plata en la localidad ocurrieron hacia 1548 con el arriero Juan de Rayas, quien descubrió la veta de San Bernabé, pero debido a la guerra contra los chichimecas la minería no tendría un gran auge, sino a partir de 1598 luego de firmarse el tratado de paz con estos grupos agresivos y violentos de indígenas nómadas.

Debido a ello, los laboríos mineros pudieron progresar activamente, generando gran riqueza, lo cual propiciaría que el rey de España, Felipe III, le concediera a la Capital del Estado en 1619 el título de Noble y Fiel Villa de Santa Fe de Guanajuato.

Más tarde, cuando la riqueza minera empezó a incrementarse notablemente el rey Felipe V le otorgaría el título de Leal y muy Noble Ciudad del Real de Minas de Santa Fe de Guanajuato en 1741.

Hacia 1726, don José de Sardaneta y Legaspi introduce el uso de la pólvora negra en las minas para barrenar y romper las rocas, debido a ello aumenta considerablemente la producción de oro y plata.

Mina de Valenciana

Durante el siglo XVI, comenzaría la explotación de la mina de Valenciana con Diego de Valencia, originario de España, quien trabajó en ella desde 1557 hasta 1568, pero fue una actividad que no rendiría frutos por lo estéril del mineral y dejaría de ser explotada.

Fue hasta 1760 cuando don Antonio Obregón y Alcocer (considerado durante el siglo XVIII el hombre más rico del planeta) nuevamente comenzaría a trabajar en esa mina, teniendo como socios a un comerciante de Rayas llamado Pedro Luciano de Otero y a Juan de Santa Ana. Dicha mina constaba de 24 barras o acciones, y estaba dividida en 10 de Antonio Obregón, 10 de Pedro Luciano de Otero y 4 de Juan de Santa Ana, la producción masiva inició en 1768 y para 1774 ya se extraían de 800 a 1000 cargas de mineral de muy buena ley cada semana.

Para 1777 entre barreteros, barrenadores, tenateros, faineros, pepenadores y peones trabajaban entre día y noche más de 2000 personas quienes tenían un salario 1200 a 1300 pesos cada semana (otra vez hay que actualizar esas cantidades al año 2019).
Continuará…